CATEGORIA INVALIDA

Templo y Convento de San Francisco


martes 08 de mayo de 2018

Victor Julio Alvarado-Boyacá Radio


El Templo de San Francisco y el Convento fueron construidos en la década de los setenta del siglo XVI, es uno de los templos más antiguos de la ciudad de Tunja ,que guarda dos historias como la del perro de San Francisco y Toque de la Animas,espantos y leyendas tunjanas.


El Templo de San Francisco, conserva el estilo mudéjar en las arcas de medio punto, este convento fue uno de los más importantes del Nuevo Reino de Granada.

En el siglo XVI este convento se convirtió en centro evangelizador, con su punto principal en la capital de los boyacenses y de esta forma influir en la doctrina de los habitantes de Motavita, Firavitoba, Iza, Socotá,Tota, Toca, Cuítiva, Sogamoso y en Monguí y muchos más municipios del departamento.

En el Templo de San Francisco se encuentran los más bellos altares los cuales están tallados en madera, uno de estos altares es el Altar de los pelícanos, elaborado en el siglo XVIII, por el maestro Pedro Caballero.

Debido al quinto Centenario de la Evangelización en América que fue en el año 1992, los Franciscanos decidieron realizar una restauración del templo y es la estructura que se encuentra en la actualidad, a pesar de que es uno de los templos más antiguos de la ciudad de Tunja.

En este templo existen espantos mitológicos como lo es la leyenda del Toque de las Ánimas, cuenta esta leyenda, que salía un sacerdote muy misterioso con su casulla de color rojo y en su mano un vaso sagrado, con el fin de dar misa en la madrugada, al parecer es una alma en pena que ha solicitado oraciones para su salvación. Este es un espanto que desde la época colonial ha llegado a causar susto entre los tunjanos.

También se habla sobre el perro de San Francisco, en la plazoleta de este templo había una estatua de piedra de un perro con cadenas, los habitantes del sector cuentan que en horas de la noche veían a este perro arrastrando sus cadenas, dando ladridos desgarradores y sus ojos se veían tétricos, le gustaba entrara a las casas, donde las puertas quedaban abiertas en especial a las casas donde hacían velaciones de difuntos.

El Templo de San Francisco tiene gran valor cultura, religioso y también guarda un lado de terror, con estas dos leyendas que cuentan los tunjanos.

Estas son las historias que debemos contar a las nuevas generaciones, para que perduren.




Comparte en Facebook



Escribe un comentario

Publicidad

Síguenos en Redes


Lo más destacado


Publicidad

Indicadores Económicos

Facebook


Twitter


Publicidad

Templo y Convento de San Francisco