¿Son mercancía los seres humanos?


Derechos-Humanos
jueves 10 de julio de 2014

lagranepoca.com


En Francia un compromiso contra el comercio de cuerpos


El 1 de julio, durante una entrevista para La Gran Época en la Asamblea Nacional francesa, Valérie Boyer, diputada francesa del partido UMP (Unión por un Movimiento Popular) para el departamento de Bouches-du-Rhône, en el sur de Francia, manifestó su deseo de crear un grupo de investigación sobre la sustracción forzada de órganos. También afirmó su compromiso contra el comercio de cuerpos humanos, en cualquiera de sus formas.

Un marco legal francés sobre la comercialización del cuerpo humano

En Francia, los asuntos vinculados con la ética médica reciben atención especial. El principio ético de no vender partes del cuerpo humano fue promulgado por el Comité Consultivo Nacional sobre Éticas (CCNE). Este principio prohibe por ejemplo la venta de sangre, y establece que la donación de órganos debe permanecer anónima y gratuita.

Estas normas que rodean al principio de no vender partes del cuerpo, aún dependen del legislador. En la Asamblea ha habido un animado debate político sobre el voto respecto a la ley familiar. Especialmente difícil es el asunto de la reproducción médicamente asistida y la maternidad subrogada (de alquiler). Parece que el gobierno francés se niega a cruzar ciertos límites. Recientemente, el Tribunal Europeo sobre Derechos Humanos condenó a Francia, porque se negó a dar nacionalidad francesa a niños que habían nacido fuera de Francia a través de maternidad subrogada. La ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, expresó varias veces su rechazo a “cambiar ese principio de orden público”, mientras sigue atentamente la “situación de los niños”.

¿Son mercancía los seres humanos?

Nuestra sociedad moderna ha llegado al punto de que se puede ganar dinero de cualquier forma. En Estados Unidos, por ejemplo, uno puede, dentro de empresas específicas, firmar “contratos en activos humanos”: se da una gran cantidad de dinero a un joven licenciado que a cambio estará obligado a pagar de un 7 a un 10% de su ingresos futuros durante un periodo de tiempo determinado.

Por supuesto, la idea de comercializar el cuerpo humano viene de otro nivel que el de la fuerza de producción y los activos. Aún así, muestra que lo que representa un valor para los seres humanos puede convertirse en material financiero que podría crear un mercado. Sin embargo, el artículo 1128 del Código Civil francés establece que “solo las cosas que están en comercialización pueden convertirse en objeto de acuerdos”.

La necesidad de compartir éticas globales

En el nivel de la ética médica, los límites parecen difuminarse, principalmente porque las posibilidades ofrecidas por las técnicas modernas llegan antes que el marco legal. En otras palabras, en una gran cantidad de países, se ha hecho más importante saber lo que uno puede hacer en lugar de saber por qué uno debería hacerlo. Francia no parece avanzar muy fácilmente en estos asuntos. Valérie Boyer explicó que, “Aunque se esperaba que el modelo francés, con su Comité Nacional de Éticas, fuera copiado en el extranjero, hay una tendencia opuesta: Francia está cada vez más a favor del comercio del cuerpo humano, y se están abriendo varias puertas”.

La diputada francesa señaló que esta tendencia de comerciar el cuerpo humano lleva a un determinado tipo de sociedad: “Cuando la idea de la maternidad subrogada, o la venta de esperma y ovocitos se acepta, es una apertura al comercio de cuerpos. Algunas personas no se oponen a estas ideas, como a la prostitución, que es una forma de esclavitud. En India, hay granjas para madres de alquiler, que ponen en peligro sus vidas a cambio de unas rupias”.

El debate podría reanimarse con las próximas reformas sanitarias en Francia. Permitir el comercio del cuerpo humano en Francia sería lo mismo que permitir un entorno donde el cuerpo humano sería monetizado y reducido al precio de sus órganos. El caso más desarrollado de tal modelo es la sustracción forzada de órganos, que viola todas las normas internacionales. Esta sustracción de órganos se practica en países que aún cooperan con Francia a nivel médico.


Comparte en Facebook



Escribe un comentario

Publicidad

Síguenos en Redes


Lo más destacado


Publicidad


Publicidad

Indicadores Económicos

Facebook


Twitter


Publicidad


Publicidad

¿Son mercancía los seres humanos?