'Ni un día más, ni un peso más'


Opinión
martes 09 de junio de 2015

Internet.


Por Pascual Ibagué


A propósito de la entrega una serie de obras de infraestructura de trascendental importancia para el país, el presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, ha indicado que dichos proyectos no han requerido 'ni un día más, ni un peso más'.

En el insólito reconocimiento, el mandatario de los colombianos ha señalado, que en algunos casos, los proyectos han sido ejecutados en un tiempo menor al estimado, lo que beneficia a los usuarios, especialmente, de vías carreteables y, de paso, al fisco de la Nación.

El hecho, sin duda alguna debe ser destacado, no porque sea la excepción, sino porque debe hacer parte de la regla general.

Esta no debe ser una realidad pasajera, teniendo en cuenta que en el territorio nacional pululan los 'elefantes blancos' o simplemente iniciativas que no tienen un preciso cronograma de ejecución de los recursos públicos y del tiempo de su realización.

A pesar de las interventorías, veedurías ciudadanas, contralorías y demás ías, esta, que puede ser considerada una de las formas más leoninas de corrupción, campean por doquier.

Como el hecho más natural del mundo, obras que no solo se deben terminar con un valor y tiempo determinados, son sometidas a adendos, prórrogas, adiciones, entre otros aspectos y, sobre todo, a su realización en malas condiciones técnicas y con materiales de pésima calidad.

Como si hubiera un contubernio o un lado oscuro, premeditados, entre contratantes y contratistas, en cualquier parte de Tunja, Boyacá y Colombia, se encuentran proyectos iniciados, a medio realizar o levantados donde no se deberían construir, inclusive.

Faltando al compromiso social, ético y moral, muchos, no todos, ingenieros y arquitectos comprometen la idoneidad, eficiencia y eficacia de su profesión, condenando a sus usuarios al ostracismo, la desesperanza y pérdida de credibilidad, en los constructores de su futuro a corto, mediano y largo plazo.

En esencia, si se logra, que en todas las obras no se pase un día más y no se gaste un peso más, simplemente se está retornando a las bases de la meritocracia y no a la desgracia de padecer situaciones deshonestas, que contrastan con la voluntad de paz y convivencia pacífica de los colombianos. La paz no se negocia, la paz se construye entre todos, con las mejores actuaciones en el lugar que nos desempeñemos.


Comparte en Facebook



Escribe un comentario

Publicidad

Síguenos en Redes


Lo más destacado


Publicidad


Publicidad

Indicadores Económicos

Facebook


Twitter


Publicidad


Publicidad

'Ni un día más, ni un peso más'